Con el paso de los km, la polución y otros agentes externos se pegan a la carrocería de nuestro coche y aparecen esos puntos de color óxido tan molestos. La solución a este problema es realizar una descontaminación, lo que dejará la pintura lisa y suave como el primer día.